Envíos gratis a España* I Entrega en 24h disponible I Pruébalo durante 15 días

Skip to main content
Perlas para pendientes con perlas de Pretty Rumour

Perlas. Cómo se forman y su origen

Es muy probable que alguna vez te hayas preguntado cómo se forman las perlas o de qué están hechas. Es muy común verlas en diseños de joyería, ya sea en pendientes o en collares. Pero no todo el mundo conoce exactamente como se forman.

Las personas asociamos las perlas con las ostras, pero realmente no mucha gente conoce su verdadero origen ni el proceso por el que se forman. Para poder saber cómo se forman o de que están hechas, primero hay que saber los distintos tipos de perlas que existen en el mercado.

Aunque nos pensemos que todas son iguales o tienen el mismo origen, no es así. En el mercado puedes encontrarlas de origen natural, cultivado o de imitación. Dependiendo de qué tipo de perla sea, su origen puede variar sustancialmente y valor también.

En esta entrada te explicamos más sobre los diferentes tipos que existen y su origen.

¿Qué tipos de perlas existen y cómo se forman?

En atención al origen de las perlas, en el mercado podemos encontrar los siguientes tipos: 

Las perlas naturales:

Son aquellas que se producen de forma natural por las ostras. Las ostras, al notar la presencia de un partícula extraña en su interior, generan una reacción de defensa. Lo hacen a través de la segregación de una sustancia (sustancia perlífera) que va envolviendo poco a poco el cuerpo extraño con diferentes capas. Su valor dependerá de factores como su brillo, color, textura, forma, etc. El uso de perlas naturales en la joyería es casi inexistente. Particularmente por su altísimo valor y por su escasez en el mercado.

Perlas cultivadas:

Es importante saber qué son perlas cultivadas. La gran diferencia entre una perla natural y una cultivada, es que en la segunda se consigue la perla a través de un proceso elaborado de inclusión del cuerpo extraño en la misma. Es decir, las naturales son resultado de un factor accidental en la naturaleza. En cambio, las cultivadas se producen de forma natural pero a través de procesos elaborados por el hombre.

La gran mayoría de las perlas utilizadas en joyería son cultivadas. Principalmente porque la demanda de las mismas, por ejemplo para los pendientes con perlas, requiere de procesos elaborados que permitan su cultivo a mejores precios.

Perlas de imitación:

Las de imitación no tienen nada que ver con un proceso natural desarrollado por las ostras. Son el resultado de procesos industriales que aplican diferentes capas de sustancias químicas a una pieza artificial y a un bajísimo precio. El color, o la textura o el brillo, no tienen tampoco nada que ver con las naturales o de origen cultivado. Es importante que compruebes que no son de imitación si lo que buscas son collares o pendientes con perlas auténticas.

Como te comentábamos anteriormente, es importante saber qué tipo de perla se está comprando. Variará su valor y calidad dependiendo de un tipo u otro. Uno de los mejores trucos para saber si estás comprando cultivadas o de imitación es su valor. Si el valor de la joya con la perla es muy bajo, entonces es muy probable que sea de imitación.

En Pretty Rumour siempre apostamos por la mejor calidad, por lo que en nuestros diseños de pendientes y collares siempre utilizamos perlas de origen cultivado. De esta manera podemos garantizarnos que nuestros clientes pueden disfrutar de una joya de calidad con la máxima confianza.

Gargantilla de plata con perla de Pretty Rumour

"Para ofrecerle un mejor servicio, nuestro sitio web utiliza cookies. Más información sobre Política de cookies